A unas horas de que se cumpla el plazo fijado para su ejecución, la Junta de Perdones y Libertades Condicionales de Texas negó por unanimidad otorgar clemencia al mexicano Rubén Ramírez Cárdenas, acusado de la violación y homicidio de su prima Mayra Azucena Laguna, en febrero de 1997.

Raymond M. Estrada, director de información pública del organismo, informó que la Junta votó 6-0 en contra de recomendar al gobernador de Texas, Greg Abbott, posponer la ejecución, y también 6-0 por no conmutar la sentencia del mexicano, de acuerdo con un despacho informativo de la agencia Notimex.

Con esa decisión se despeja el camino para la ejecución, ignorando las peticiones de los gobiernos de México y de Estados Unidos, así como de exdiplomáticos y organismos internacionales de derechos humanos que solicitaron posponer esa medida para impedir una violación irremediable al derecho internacional.

La defensa de Ramírez Cárdenas aún mantiene dos apelaciones, y de ser rechazadas recurriría a la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos.

De no proceder ninguno de estos recursos, el mexicano será ejecutado a las 18 horas de este miércoles 8 en la cámara de la muerte de la Unidad Walls, en Huntsville, Texas.

Si se le aplica la pena máxima, Ramírez Cárdenas, de 47 años de edad, se convertiría en el onceavo reo mexicano en ser ejecutado en Estados Unidos y en el décimo en Texas, desde que ese país reactivó la aplicación de la pena de muerte en 1976.

Rubén Ramírez, de 47 años de edad y originario de Irapuato, Guanajuato, fue sentenciado a la pena capital por la violación y muerte de su prima hermana Mayra Azucena Laguna, de 16 años de edad, en la comunidad de Edinburg, al sur de Texas.

Los padres de Laguna reportaron la desaparición de su hija a las autoridades, y en el curso de la investigación la policía interrogó a Ramírez Cárdenas, quien se presentó voluntariamente a declarar.

Durante más de diez horas, el guanajuatense permaneció en la estación de policía y fue interrogado por nueve diferentes agentes policiacos y del Departamento del Sheriff del Condado de Hidalgo.

En su declaración a las autoridades, el mexicano admitió que había matado a su prima, y condujo a la policía al lugar en el que violó a la víctima y depositó su cuerpo.

Ramírez Cárdenas fue arrestado. Posteriormente la policía detuvo a su amigo Tony Castillo como co-acusado. Éste cumple actualmente una sentencia de 25 años por secuestro agravado en una cárcel de Texas, y su libertad está programada para 2022.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here