Ya son gallos de combate…

0
148

Ahora los jugadores están muy cercanos a la gente, con carácter muy fuerte, temple y seguridad, uno de sus valores es que son más que 11

Gallos digno rival en liguilla | Cortesía Miriam Janeth

Querétaro, Qro, a 25 de noviembre del 2019.-Gallos Blancos ya es un equipo con coraje, combativo, de pelea. Después de estar paralizado resurgió, se cambió el chip, demuestra coraje y no se da por vencido en los partidos, por eso llegó a la liguilla.

Los resultados se observan porque sus jugadores, los directivos y administrativos, unidos caminan bajo el lema de “somos más que 11”; este año trazaron objetivos más grandes y planes de trabajo en conjunto que han logrado.

Así reflexionó, durante entrevista para Diario de Querétaro, Tico Pérezgrovas, fundador y director general en Grupo CICESO, quien disertó sobre psicología en las empresas dentro del Festival de Emprendimiento del Tecnológico de Monterrey, INCmty, efectuado en la ciudad de Monterrey.

“Ahora sí los veo de pelea, en esta sangre del gallo que se necesita, reflejando mucho de nuestra ciudad, que va para adelante, que cambia continuamente… vemos a Gallos como un gran ciudadano y gran ejemplo para los demás. Son de pelea y combativos”.

En el equipo –planteó- como en todas las organizaciones los sistemas se comportan de manera parecida muchas veces, en nuestro caso lo que pudimos entender internamente era la relación entre lo deportivo, lo administrativo y el plan de negocio, para encontrar soluciones al interior.

Pérezgrovas cuenta con 18 meses trabajando con los emplumados, llegó –recuerda- cuando estaban a punto de descender y en busca de la sobrevivencia; en un momento como cuando se vive una crisis y peleas, huyes o te paralizas a diferencia de cuando estás en un ambiente tranquilo.

CRECE LA CONFIANZA

DQ:¿Galllos estaba paralizado?

TP: Sí, en un momento de que eran 13 o 14 partidos sin ganar de locales y tenía que ver con eso, con no controlar algunas cosas y se hacía la bola de nieve más grande. Ahora ya es al revés –con la labor que se hizo- crece la confianza en vez del miedo, hay creatividad, hay innovación, trabajo en equipo, compañerismo, perspectiva al futuro y optimista. Ahora son más alegres y están unidos.

Hoy tenemos que la afición apoya más, hay estadios llenos, se vuelve un círculo virtuoso que se tiene que cuidar.

DQ:¿Limpiar el camino, tuviste que hacer eso?

TP: Sí, tuvimos varias sesiones. Al principio de la temporada hubo un plan, hay una persona clave, Jaime Ordiales en la presidencia, pero Manuel Portilla en la Dirección Administrativa tiene un liderazgo y una capacidad increíble, con ellos hay otros siete directores extraordinarios trabajando. Su trabajo no es tan visible, porque no están dentro de la cancha pero de verdad ellos han tenido gran importancia en haber planteado los objetivos y que sus equipos, que casi son 100 personas, estén trabajando de fondo en cada detalle.

Ahora los jugadores están muy cercanos a la gente, con carácter muy fuerte, temple y seguridad, uno de sus valores es que somos más que 11, porque ganará no solo por lo que hagan en la cancha sino con el apoyo de la afición, proveedores, patrocinadores y equipo administrativos, todos somos coparticipes de estos nuevos Gallos.

Se tenía que identificar qué es lo que había, mucho más de pegarle a la pelota o ganar puntos, volver a conectar con el deseo o hambre tanto en la parte deportiva como administrativa, de que cada uno de ellos llegara a hacer historia y que en la temporada se hiciera algo que nunca había ocurrido.

Ahora rompieron el récord de puntos en una sola temporada y tiene que ver con eso, entender que la historia de esa organización o equipo puede llegar a ser superada en el presente, eso genera una motivación distinta.

DQ: ¿Cómo cambiar el chip cuando llegaron otros elementos y de otros países?

TP: Está relacionado, cuando empiezan a encontrar que el objetivo es mucho más grande que el resultado de un partido, pueden trabajar de una manera distinta, hoy vemos cómo los nuevos jugadores tienen la apertura para colaborar de una manera distinta, no sé si han visto cómo ahora los jugadores participan mucho más con la afición, se han ido al mercado, se han subido a los microbuses, están más cerca de la afición entendiendo qué quieren, cómo impactan ellos en la vida de cada una de las personas en la ciudad.

La ciudad cambia los lunes cuando Gallos ganó el sábado… es ser conscientes de que tienen una gran posibilidad y compromiso en la actividad que hoy hacen y tiene un tiempo limitado porque no lo podrán hacer por siempre.

DQ: ¿Eso lo sintió el equipo?

TP: Así es, llega un momento en el que impacta de manera que ellos reciben todos los beneficios y los servicios alrededor. Cuando cambias el comportamiento de una persona en una empresa el funcionamiento del equipo cambia por completo y se contagian. Cuando coinciden los buenos resultados se genera mayor confianza, más integración, más entusiasmo y se vuelve más fácil hacerlo.

Hoy están en un reto muy grande, enfrentar por primera vez estando en la liguilla, estuvieron en los primeros tres lugares, lo que nunca habían hecho y es algo desconocido y hoy el reto es que deberán resolverlo de otra manera.

DQ: ¿La debilidad económica no los hace echarse para atrás?

TP: No sé de antes, hoy es un doble aliciente justamente haber vencido esas barreras fuera de la cancha se transmiten dentro de la cancha. Entendiendo la parte emocional, cuáles son los objetivos más grandes, y trazando planes de trabajo en conjunto.

Elvia Buenrostro | Diario de Querétaro
Fotos: Miriam Janeth | Diario de Querétaro

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here