Por|Tamara Medina

El mediocampista del Club América la tarde de ayer quedó en libertad y los delitos que le estaban fincando intento de feminicidio e intentó de aborto fueron echados abajo por la juez y el único cargo que ahora se le imputa es violencia intrafamiliar, lo cual no se considera un delito grave, por lo que puede cumplir su proceso en libertad e ir a terapias de apoyó, así lo dijo la juez.

En la audiencia que se llevo acabo el día de ayer después de estar el jugador detenido en el Reclusorio Oriente por casi siete días, la demandante cambió totalmente su versión para favorecer a Ibarra, “No me golpeó, sólo me grito, me encerré en el closet, me di la vuelta y no supe más” dijo Lucely Chalá
“¿pero usted dijo en su primera declaración que la había golpeado”? La encaró la juez
“No recuerdo que dijera eso, pero no él no me golpeo” Y esas fueron las palabras clave y junto con una serie de pruebas que sus abogados presentaron, al ecuatoriano le dieron el fallo: su libertad absoluta

 

A cambio de seguir su proceso en libertad, el futbolista prometió pagar por resarcir el daño, dar un departamento con valor de ocho millones de pesos y tomar cursos de perspectiva de género con duración de 40 horas.

Renato Ibarra no podrá acercarse a su esposa, que tiene 10 semanas de embarazo. No puede salir del país y cada mes tienen que venir a firmar al Reclusorio Preventivo Oriente. En seis meses deberá de acudir a otra audiencia para demostrar que cumplió con lo solicitado y poder quedar sin ningún antecedente penal.

Por su parte el Club América donde hasta el día del ataque Renato prestaba sus servicios como mediocampista, se desvinculó completamente de él y en un comunicado anunciaron oficialmente, que Renato Ibarra era baja definitiva del equipo y que todos quienes pertenecían al equipo tomarían un curso de perspectiva de género, para que no volviera a ocurrir algo como esto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here