Por: Nallely Mendoza.
La mañana del 11 de septiembre de 2001, la tragedia reinó a Nueva York y todo Estados Unidos tras difundirse las primeras imágenes del complejo World Trade Center en llamas, las televisoras reportaban una serie de explosiones aunque no hubiera claridad sobre la causa.
En Medio del caos, los minutos pasaron y se dio a conocer lo que estaba sucediendo: Nueva York estaba bajo un ataque terrorista.

Dos vuelos nacionales repletos de pasajeros chocaron contra las torres gemelas. Primero contra la torre norte y, minutos después otro avión choca, pero contra la torre sur.

Otra aeronave chocó contra el Pentágono en Virginia y el cuarto avión se estrelló en Pensilvania, en campo abierto, luego de que quienes tomaron el control tuvieran una disputa con los pasajeros y no pudieran cumplir su misión.

Unas 3016 personas murieron  (incluidos los 19 terroristas y 24 desaparecidos) y  más de 6000 fueron heridas.

En Washington y en las afueras de Shanksville, Pensilvania hubo víctimas, de las cuales 343 eran bomberos de Nueva York, 23 eran policías de la ciudad y 37 eran agentes de la Autoridad Portuaria.

Hasta la fecha, sólo el 60 por ciento de los fallecidos han sido identificados.

Este viernes 11 de septiembre de 2020, Estados Unidos rinde tributo a las víctimas de aquel ataque, aunque lo hace de forma distinta debido a las restricciones inherentes a la Pandemia del Coronavirus 19.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here