Por: Emma Navarro.

Querétaro, Qro, a 20 de octubre del 2020.-Francisco Domínguez Servién, gobernador de Querétaro, dijo que no coincide con la federación sobre la posibilidad de que el estado regrese al color rojo, en el semáforo epidemiológico de riesgo COVID-19, por el aumento de casos de las últimas semanas.

Aseguró que este incremento se debe a que el gobierno estatal puso en marcha una estrategia de toma de muestras intencionada, es decir “se hacen muchas pruebas”, incluso a personas sin síntomas, para identificar a quienes son portadores del virus de SARS-CoV2.

Durante la conferencia de la Secretaría de Salud federal, del pasado domingo, se informó que Querétaro registra -junto con otras siete entidades- un repunte en el número de casos confirmados de COVID-19 por lo que “es de los estados en donde este color naranja pueda aumentar a un riesgo mayor”, reportaron autoridades federales.

“Nos ponen entre los ocho estados con más peligrosidad de mandarnos a semáforo rojo, hoy sale esa alerta, yo no coincido en la posibilidad con la aritmética, simplemente hemos subido muchas pruebas, sí estamos logrando que la gente se quede en su casa, estamos rompiendo la cadena de contagios”, explicó el gobernador queretano.

Expuso que regresar a un confinamiento, como lo marcan los lineamientos del semáforo rojo, significaría perder el equilibrio entre la salud y la economía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here