Querétaro, Qro, a 05 de noviembre del 2020.-Ricardo, de 19 años de edad y oriundo de San José Iturbide, Guanajuato, fue dado de alta del Hospital General de Querétaro luego de que presentó un cuadro grave a causa de la enfermedad COVID-19.

Tras superar la enfermedad conminó a los pacientes con ese padecimiento a cooperar con el personal médico para salir adelante en su estado de salud.

Durante la consulta médica en la que recibió la noticia de su alta médica, Ricardo relató que vivió momentos de angustia cuando supo que se había infectado del virus que mantiene en pandemia al mundo.

“En un momento creí que se trataba de un resfriado común, porque no soy una persona de asistir frecuentemente a fiestas o reuniones de amigos y mucho menos cuando comenzó en México la pandemia por COVID-19, pero el cuadro se convirtió en algo más allá de una infección ordinaria ya que presenté dificultades para respirar, por lo que decidí acudir a un hospital privado”, comentó.

En ese hospital fue atendido e incluso intubado, ya que cada vez presentaba un estado de salud grave, por lo que el 21 de octubre fue trasladado al Hospital General de Querétaro de la Secretaría de Salud.

El paciente destacó la labor del personal médico, de enfermería y administrativo del nosocomio, pues le hicieron sentir en todo momento un acompañamiento profesional, ético y humano durante su estancia.

“Desde que ingresé el personal administrativo nos brindó una excelente atención; mientras estuve hospitalizado los médicos y las enfermeras mostraron un conocimiento total del caso, y ahora que me dan de alta, la labor de Trabajo Social y la consulta externa también han sido de primera”, dijo Ricardo en un tono emotivo.

El joven guanajuatense puso de manifiesto que el apoyo de sus familiares y amigos más cercanos fue fundamental para superar anímicamente la enfermedad viral.

“Tanto mis padres como hermanos, primos, tías y tíos y amigos me enviaban frecuentemente cartas de motivación, nunca se despegaron del hospital para brindarme su apoyo”, enfatizó.

El subdirector médico del Hospital General de Querétaro, Narciso Jaimes Gómez, relató que Ricardo estuvo muy grave, por lo que desde un principio recibió atención en el servicio de terapia intensiva.

El médico señaló que el paciente fue diagnosticado con diabetes, por lo que se inició un tratamiento y ahora deberá llevar un estilo de vida saludable para mantenerse estable.

Resaltó que esta enfermedad es una comorbilidad asociada a la gravedad de pacientes con SARS-CoV2.

Señaló que el paciente es dado de alta por el padecimiento COVID-19, pero continuarán las citas médicas para vigilar su metabolismo.

“El mayor éxito no es tanto para nosotros, sino para el paciente y sus familiares; todo aquello que hacen los médicos, enfermeras, camilleros, personal administrativo e incluso personal de intendencia del Hospital General de Querétaro, es retribuido cuando un paciente regresa sano al seno familiar”, puntualizó.

Tras la consulta en la que recibió la alta médica, Ricardo agradeció al personal del Hospital General de Querétaro por la atención recibida y lanzó un mensaje a los pacientes que tienen COVID-19: “llegar al Hospital General de Querétaro es estar en buenas manos, es necesario cooperar para que los médicos desarrollen su trabajo y salgamos más pronto de la pandemia”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here